Génesis Anangonó // Casa de la Cultura Ecuatoriana, Quito.

Ante la mirada expectante de los asistentes se llevó a cabo este miércoles 17 de noviembre el evento ¿Por qué escribimos lo que escribimos? a cargo de los poetas Jamila Medina, de Cuba, y Andrés Villalba, de Ecuador.

Jamila Medina es una de las invitadas de honor de la FilQuito2016. Esta escritora, además de poeta, es catedrática, narradora, ensayista y editora cubana. En el conversatorio expresó, con gran fervor, su agradecimiento a Cuba, por haberle regalado el arte de la literatura, y a Ecuador, por haberle abierto las puertas a su arte y a su gente. La autora se confesó “amante de las utopías y capaz de hacerlas realidad solo en sus textos”; por esta razón — comentó—, escribe, para escapar de la realidad.

Andrés Villalba, poeta y escritor ecuatoriano, comentó durante la mesa redonda sentirse muy identificado con lo andino, pues aseguró que “acarrear desde la infancia esa melancolía y tristeza andina” marcó su lenguaje, su idiosincrasia y sobre todo, influyó en el desarrollo de su literatura. “Es difícil, más bien imposible, alejarse de eso”.

El poeta y editor también hizo el lanzamiento oficial del libro Insular Corazón en la Mitad del Mundo, en el que narra la cotidianidad con la que los poetas enfrentan la vida. “El mundo, tal como lo conocí en mi infancia, era el nombre de un periódico. Tal mundo ya no existe…”, reza uno de los poemas plasmados en el libro que recopila poemas de 30 escritores cubanos.

Los asistentes escuchaban con gran asombro y entusiasmo los poemas andinos que se recitaron en el evento. La mayor parte de los textos estaban llenos de referencias a la vida y a la región andina.

Dennis Vásquez, estudiante de 17 años, señaló que la conferencia “fue muy entretenida y enriquecedora”. Declaró que había ido a la feria del libro creyendo encontrar solo libros y que regresaba a casa con nuevos conocimientos. “Yo no esperaba encontrar poesía ni conocer personalmente a los poetas. Yo no me siento muy ecuatoriano, pero los poemas me ayudaron a entender y valorar el arte de nuestro país”.

Gabriela Roche, docente universitaria, asistió a la conferencia y dijo sentirse muy “emocionada” por el recital. “Es maravilloso escuchar relatos tan profundos y salidos del corazón, narrados con tanta emotividad. Si hay algo que me marcó hoy fue la frase ‘vivir sin escribir, no sería vivir‘, pues, al igual que ellos, comparto la afición a la escritura”.

Aunque el evento contó con pocos espectadores, muchos encontraron una vez más en la literatura un escape al ruidoso entorno y las angustias que los aquejan.

 

Anuncios