Rodrigo Andrade, expositor de la editorial Bibliothek: “Ultimamente todos los sistemas de comunicación, como los conocíamos antiguamente, se pasaron a lo digital. Y como artefacto digital ya no es la misma experiencia (…) La feria no va de mal en bien porque, primero, no hay publicidad y, segundo, el público mayor ya no quiere leer. No sé que pasa. Estamos en un cambio radical y profundo.

La inversión que hace uno para tener su exposición es una inversión máxima para un grupo de gente mínimo. Económicamente, la feria es un fracaso. Tenemos que cambiar, poner nuevas cosas, nuevas ideas, para motivar. Eso llevará a que los niños, los jóvenes, la gente se acerque a las ferias.

Hay que tratar de no ser elitistas, por que la gente piensa en la Casa de la Cultura y ¿qué dicen?: “Solo los pelucones van allá”.

Anuncios