Miguel Villafuerte, artista plástico y escritor, fue ayer el entrevistado de la semana en Cafés con letras. Conversó sobre Días del Sol y Veinte Pisos, sus dos obras más recientes, y sobre los viajes y experiencias que ha vivido últimamente. “Siempre lo más complicado del viaje es regresar. Ya no te late el corazón igual, ya se te antojan otras cosas”, confiesa.

Villafuerte, junto con su hermana, fundaron Blanca Editorial, tras su regreso a Ecuador en 2016. “Lo que queremos mi hermana y yo es buscar lectores curiosos y pellizcarlos; poner a la gente a leer con otras partes de su cuerpo, no solo con sus ojos y su cerebro: que lean un libro con los dedos, con el olfato. Queremos que el contenido de los libros entre por todos los canales”.

Veinte pisos nace en un taller de ilustración. Cuenta Miguel que el ejercicio era salir a caminar, a observar y estar despierto para recibir y percibir ideas. En ese andar encontró la historia de este libro. En poco tiempo, apenas siete meses, Veinte pisos ha recorrido muchos países y ha sido premiado en Barcelona, España.

Este autor explica la importancia de la labor integrada en el proceso ceativo. Es un concepto que aprendió en su paso por las agencias de publicidad en las que trabajó. “Labor integrada significa estar en todas las etapas del producto: desde su idea, su concepción, su distribución, su venta…y, en nuestro caso particular, con Blanca Editorial, es el contacto directo, muy directo, con el lector”.

Días de Sol nace cuando trabajaba en estas agencias de publicidad, cuando “la estaba pasando muy mal”. Es la historia de un cartero llamado Tomás, que trabaja en un pueblo llamado Recuerdo. “Tomás termina donde empieza, pero en ese tránsito este personaje crece muchísimo”.

Escucha la entrevista completa aquí:

https://mx.ivoox.com/es/player_ej_18660729_4_1.html?c1=ff6600

 

 

Anuncios